Estas son las partes de un neumático

Comentarios (0)

Estas son las partes de un neumático

Cuando hablamos de neumáticos muy pocos son los que conocen por su nombre las distintas partes en las que se dividen. Si acaso, la banda de rodadura y poco más. Por ello, como expertos en neumáticos de ocasión y nuevos, queremos en este artículo arrojar un poco más de luz sobre este asunto.

Generalmente, un neumático se divide en ocho partes: lonas, talones, lonas de cima, flanco, hombro, banda de rodadura, entalladura, estría y nervadura. A continuación vamos a explicar uno por uno estos componentes:

Lonas: se denominan así a las capas que forman el interior de los neumáticos. Fabricadas con cables de fibras cubiertas de caucho, permiten flexibilidad a la vez que le aportan la resistencia necesaria para llevar a cabo su función.

Talones: es la parte que ajusta el neumático a las llantas, de ahí su importancia. Están fabricados en cables metálicos de alta resistencia.

Lonas de cima: son hilos metálicos que, colocados envolviendo al neumático, le aportan resistencia y la solidez necesaria para que no se deforme, así como “sobrevivir” a los pinchazos.

Flanco: se trata de zona lateral de los neumáticos donde van impresas la marca del fabricante y las características técnicas de cada cubierta. Para poder dar estabilidad a toda la pieza está construida en un caucho de mayor grosor que el resto de partes.

Hombro: por este nombre se conoce a lo que podríamos llamar “borde” del neumático, o lo que es lo mismo, la zona de unión entre la banda de rodadura y el flanco. Es una parte decisiva a la hora de tomar curvas, pues contribuye decisivamente al agarre del vehículo sobre el asfalto.

Banda de rodadura: es la zona de contacto del neumático con la superficie. Está fabricada con un carácter más blando para permitir una mejor adherencia y amortiguación. En ella se encuentran los surcos que formarán el dibujo del neumático, algo fundamental para determinar su rendimiento.

Hay que tener en cuenta que la legislación señala que la banda de rodadura no puede ser nunca igual o inferior a 1,6 mm, pues de lo contrario estará en peligro la estabilidad del coche y, por tanto la seguridad de sus ocupantes. Por ello, es conveniente revisarla cada cierto tiempo para acudir a un taller de neumáticos cuando la rueda tenga un avanzado estado de desgaste.

Entalladura y estría: se tratan de las diferentes hendiduras que presentan los neumáticos para repeler el agua, el barro o la nieve, así como para circular mejor en terrenos arenosos.  Las estrías son los surcos más profundos, mientras que las entalladuras son aquellos de menor profundidad, muy recomendadas en los neumáticos especiales para nieve.

Nervadura: no está presente en todos los modelos. Se trata de un pequeño refuerzo adicional que recorre todo el neumático por su parte central.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Novedades